¿Existe el amor o solo es fantasía de los cuentos de hadas?

Sin Duda alguna todos en un momento de nuestra vida nos hemos hecho está pregunta   ¿El amor realmente existe?, más cuando crecemos en un entorno donde no hay manifestaciones de éste, o creemos que el amor es lo que se nos cuenta en las películas de Hollywood pero que desilusión que nos llevamos cuando en nuestra vida estas historias no tienen nada de semejante con el vivieron felices por siempre, haciendo cada vez más difícil creer en la veracidad del amor.

 

Quizás nos resignamos a creer que el amor es solo un invento, o que no hemos nacido para amar y ser amados, que equivocados que estamos cuando creemos que el amor es un sentimiento o es un concepto que se puede memorizar, cuando realmente el amor es alguien, el amor tiene un nombre y ese nombre es Dios (Nosotros amamos, porque Él nos amó primero, 1 Jn 4,19), sólo cuando experimentemos la fuerza de este amor primero, podremos saber lo que es amar y ser amados, solo entonces en contrataremos verdadero sentido a nuestra vida, dejaremos de mendigar amor a las personas de nuestro alrededor, solo el amor de Dios da a nuestra vida un sentido total del amor de un amor que sana, que consuela, que borra la soledad, que se puede descubrir en los pequeños detalles de la vida como la caída del sol, en la luz con que brilla la luna y las estrellas, en la sonrisa de un niño por la calle, solo cuando entendamos la importancia de amar pero sobre todo de dejarse amar por este amor puro, este amor loco que Dios nos tiene que entrego la vida de su hijo en la cruz para borrar de nuestra vida esa deuda que por nuestra propia cuenta no podríamos hacerlo, (Porque tanto amó Dios al mundo que dio a su Hijo unigénito, para que todo el que cree en él no se pierda, sino que tenga vida eterna. Jn 3,16), solo entonces viviremos nuestra vida desde la mirada del amor un amor que requiere de sacrificios, un amor que se goza en la felicidad que podamos propiciar a nuestros semejantes.

 

En nuestro corazón siempre habrá un vacío del tamaño de Dios, ya lo decía San Agustín “nos creaste para ti y nuestro corazón andará siempre inquieto mientras no descanse en ti ”, que la dificultad que puedas estar pasando sea la mejor de las oportunidades para encontrarte con el amado, deja que el limpie nuestro corazón del rencor, del dolor, de la soledad, del abandono, de la traición quien mejor que Jesús, que vivió la traición, la humillación, el dolor, la injusticia para entender la batalla que estamos librando…

 

¿Que si existe el amor?

 

Claro que existe yo lo llamo pancito de amor, porque es ahí donde se quiso quedar en su cuerpo, en su alma en su divinidad, oculto en un sagrario donde se derrite de amor por cada uno de nosotros, haz la prueba y veraz que bueno es el Señor, el amor más auténtico es Dios, no pierdas más tiempo buscándolo en lugares, personas, cosas donde no lo encontraras, donde te alejen de Dios ese no es tu lugar, donde te cuiden el alma ese si es tu lugar.

 

Mira que estoy a la puerta y llamo. Si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré, y cenaré con él, y él conmigo. Ap. 3,20, ¿te animas abrir la puerta de tu corazón al amor?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*